Padre peinando el cabello de la hija

“Lo que a mi me salvó, me cambió, fue una educadora que me cantaba mientras me secaba el pelo. Parece un detalle , pero eso transformó mi vida”.

Claudia, 22 años